Cercar en aquest blog

dimecres, 30 d’abril de 2008

Crisi alimentària global

Ziegler culpa biocombustibles por subida precios y pide ayuda donantes
Los biocombustibles y la especulación financiera, junto con la política 'aberrante' del FMI, son las principales causas del aumento de precios de los alimentos, denunció hoy el relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, que calificó la crisis de 'auténtica tragedia'.Ziegler dijo que es 'histórica y esencial' la reunión que de hoy en Berna de las agencias y organismos de la ONU con su secretario general, Ban Ki-moon, para afrontar la crisis alimentaria y apeló a los donantes del Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU a que aumenten sus donaciones porque 'en tres meses ha perdido el 40 por ciento de su poder adquisitivo' por la subida de los precios.Setenta y cinco millones de personas en el mundo 'dependen para su supervivencia de que reciban los suministros del PAM', recordó.El relator, que ofreció una rueda de prensa en Ginebra para hacer balance de su mandato, que finaliza esta semana, aseguró que los biocombustibles son 'un crimen contra gran parte de la Humanidad, algo intolerable' pues la transformación masiva de alimentos para este fin ha provocado la escalada de los precios de productos básicos para la supervivencia de millones de personas.Según datos de la FAO (Fondo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación) citados por Ziegler, en el último año el precio de los cereales, especialmente el trigo, ha aumentado un 130 por ciento; el del arroz (el alimento más consumido del planeta) un 74 por ciento, el de la soja un 87 por ciento y el del maíz un 53 por ciento.La media de aumento del índice alimentario de la FAO, con vegetales, frutas y otros productos, es del 48 por ciento, a lo que hay que añadir los costes del transporte de los alimentos, recordó el sociólogo suizo.Por ello, abogó por una moratoria total e inmediata durante al menos cinco años en la producción de biocarburantes.Ziegler subrayó que la 'masacre cotidiana del hambre' es una crisis 'antigua', pero que en el último mes y medio, con la explosión de los precios en el mercado mundial, 'nuevas clases sociales han caído, por millones, en el abismo del hambre'Y si un hogar europeo dedica un 10 o 12 por ciento de su presupuesto a la alimentación, en el mundo en desarrollo, donde 2.200 millones de personas viven en la extrema pobreza, según el Banco Mundial, la proporción es del 85 o 90 por ciento.Sobre los biocombustibles dijo entender que hay que luchar contra el cambio climático 'pero sin matar a la gente de hambre', y abogó por potenciar el transporte público y otras fuentes de energía, como la eléctrica.'El derecho a la vida y a la alimentación es el que prima', recalcó, y criticó a EEUU, que dedicó el año pasado un tercio de su cosecha de maíz a bioetanol, y a la Unión Europea, por su directiva según la cual en 2020 un 10 por ciento de su combustible debe venir de los biocarburantes.'Todo el mundo está de acuerdo en que la UE no puede proporcionarlo, así que es Africa, que ya está golpeada por el hambre, la que deberá hacerlo', agregó.De la especulación dijo que 'es responsable del 30 por ciento de la explosión de los precios', especialmente la Bolsa de Valores de Chicago, donde los fondos de productos básicos dominan el 40 por ciento de los contratos.Dijo que ambas causas, los biocarburantes y la especulación, 'no son fatalidades' sino que tienen remedio, como son la moratoria y controles más severos, respectivamente.Y finalmente, culpó a la política 'aberrante' del FMI por desarrollar culturas de exportación para reducir la deuda externa en detrimento de agriculturas de subsistencia, abogó por el fin de 'los cultivos coloniales' y recordó que el nuevo director, Dominique Strauss Kahn, 'se ha referido a la moratoria de los biocarburantes como una posibilidad a tener en cuenta'.Entre algunos ejemplos citó a Mali, país agrícola que, sin embargo, debe importar el 83 por ciento de los alimentos, esencialmente arroz, o Senegal, que importa el 82 por ciento de su alimentación.

dimarts, 29 d’abril de 2008

Publico.es > España > catalunya impondrá cupo


Victoria de lo público sobre lo privado o, al menos, así lo manifestaron los sindicatos y los partidos políticos que conforman el tripartito catalán después de que se presentara, en rueda de prensa, el anteproyecto de Ley de Educación de Catalunya (LEC).
El conseller d'Educació, Ernest Maragall, anunció que la Generalitat limitará el número de inmigrantes en los centros educativos por zonas para evitar los guetos. Educación prevé que los centros con menos inmigrantes aumenten su cuota de alumnos en un 10%, para así dar cabida a los chicos llegados del extranjero. La realidad actual es que los institutos públicos asumen un 80% de los inmigrantes, frente al 20% de los centros concertados.
Más autonomía
El Govern también se posicionó sobre un tema muy reivindicado en la huelga del 14 de febrero y, por fin, hubo veredicto: la Generalitat no abrirá los centros públicos a la gestión privada. Para CC OO este punto deja claro que "la huelga de la enseñanza del 14 empieza a dar sus frutos". Aunque lo cierto es que el Govern se reserva la posibilidad de crear consorcios que gestionen los centros públicos.
Otra de las novedades es que Educación otorgará más autonomía a los centros escolares, de manera que podrán elegir profesorado, contenidos lectivos propios y director. Sobre este punto, el sindicato de profesores, Ustec, se mostró en contra, ya que afirma que puede ir en detrimento de las condiciones laborales del profesorado.
De los 3 a los 16 años
En la obligatoriedad de la educación también habrá cambios. Los alumnos empezarán a ir al colegio a los tres años y acabarán a los 16. Además, en los estudios post obligatorios el Govern incrementará las becas por méritos y las becas salario.
En el terreno de la financiación, la Generalitat se ha comprometido a aumentar los recursos de la educación general hasta alcanzar, al menos, la media de inversión de los países europeos.

dimarts, 8 d’abril de 2008

Contra la crisis

Contra la crisis

Per: Salvador Milà

Se empieza a asumir que nuestra economía ha entrado en recesión, con una crisis que si bien se hace más mediática -por anunciada- en la promoción inmobiliaria y en la construcción, extenderá sus efectos a los sectores asociados -maquinaria, equipos domésticos, automóvil, utillaje...-, en tanto sus raíces están en el sector financiero y en el sector energético, que por primera vez se muestra incapaz de satisfacer el crecimiento de la demanda mundial de petróleo; a todo ello se une el incremento de las materias primas y de los precios al consumo, especialmente en los alimentos y bienes básicos y -en fin- el consiguiente incremento del paro, la precariedad, el absentismo.
Como sucede siempre en estos casos, los representantes empresariales y algunos economistas piden la adopción de un plan de medidas que permitan atenuar el golpe y reanudar un nuevo periodo de crecimiento económico. Esquemáticamente, se pide más inversión pública en infraestructuras y promoción de suelo y vivienda, rebajas fiscales, flexibilidad laboral, contención salarial, bajada de tipos de interés, y reducción de los servicios públicos. Es la receta clásica, business as usual.

Pero inmediatamente se impone una reflexión: no estamos en la misma situación que en anteriores crisis económicas ni el contexto económico y social son los mismos, ni a escala mundial ni en nuestro entorno social y económico inmediato: el petróleo no bajará, sino que subirá, al igual que las materias primas: cobre, hierro, fosfatos y otros minerales, maderas, fibras, etcétera, tanto por una demanda creciente en todo el mundo como por su propio agotamiento o por los límites físicos para su obtención. Ya no se pueden ignorar los impactos ambientales que afectan directamente a la economía y a la salud humanas: escasez de agua, contaminación de aire, suelo y otros recursos, pérdida de biodiversidad que se traduce en disminución de cantidad y calidad de alimentos, etcétera. Y en el orden social no se pueden evitar los efectos de la globalización ni los flujos migratorios motivados por el crecimiento demográfico y el mal reparto de la riqueza.

¿Por qué no invertir en aquello que nos hará más competitivos y más cohesionados socialmente? Debemos hacer de la actual crisis y de las necesarias medidas que adoptar una oportunidad para modernizar nuestra economía y nuestra sociedad; llevar a la práctica, de una vez por todas, los cambios estructurales que requiere un desarrollo sostenible y socialmente justo; abordar el cambio de modelo energético y de infraestructuras; sacar todas las ventajas de la nueva economía del conocimiento y de la información y corregir insuficiencias educativas y asistenciales, desigualdades e injusticias que afectan al orden social y, por tanto, a la calidad del trabajo y a la cohesión social.

Invertir en infraestructuras sí, ¿pero cuáles?; ¿más autopistas y autovías que se agotan con mayores índices de congestión viaria, mayores costes de transporte, más ineficiencia y más contaminación? -aspectos estos en los que somos líderes europeos-; o bien ¿más ferrocarril convencional, de pasajeros y de mercancías, a poder ser de ancho internacional, más transporte público en las áreas urbanas y entre las grandes conurbaciones de nuestro país? -aspectos estos en los que estamos a la cola de Europa-; ¿más destrucción del territorio para alimentar una especulación inmobiliaria estéril y costosa en términos sociales y ambientales o nuevas políticas de reforma y mejora urbana, de acceso a la vivienda en diversas modalidades asequibles; de rehabilitación y ecoeficiencia?

En los sectores industriales, ¿seguir apostando por las viejas tecnologías en el campo de la producción de energía -como es el caso de las nucleares- o en la fabricación de automóviles privados -con los mayores costes económicos y ambientales asociados-, o apostar por el sector de las energías renovables -en el que tenemos las bases empresariales y de entorno para ser una primera potencia mundial- y por la expansión y reconversión del sector de automoción hacia los equipos de transporte ferroviario, tranviario y de vehículos de transporte público? ¿Más subvenciones y facilidades para cerrar y deslocalizar empresas, o más ayudas a la innovación, a la eficiencia y a la mejora de la productividad basada en la calidad y la estabilidad, también, del trabajo?
Tres cuartos de lo mismo en los sectores de servicios públicos y privados: ¿seguir basándolo todo en el turismo y en el comercio o apostar por sectores con mayor valor añadido de conocimiento y de servicio: sanidad, servicios especializados, información?
No debemos inventar nada -lo que tampoco estaría mal, por una vez-, sino seguir el ejemplo de nuestros vecinos y competidores: Francia, Reino Unido, Alemania, Finlandia, Suecia.., que están ya aplicando programas anticrisis que toman el eje medioambiental, los servicios avanzados y la cohesión social como factores de innovación.

Pero para que ello sea posible en nuestro país debemos sacar las consecuencias de una reflexión de Albert Einstein: 'El mundo no evolucionará, ni superará su situación normal de crisis, si continuamos utilizando la misma forma de pensar que originó esta situación'.

dilluns, 7 d’abril de 2008

La UE cuestiona los biocarburantes

La Presidencia de los Veintisiete no descarta revisar el objetivo de alcanzar un 10% de utilización en 2020

El próximo Gobierno español ya tiene sobre la mesa su primer rompecabezas en materia energética. Varias organizaciones ecologistas, entre ellas Greenpeace y Amigos de la Tierra, han pedido a la Unión Europea que dé marcha atrás en su apuesta por los biocombustibles. El objetivo de los Veintisiete, por el momento, es que el 10% del carburante utilizado en la UE en 2020 sea biocombustible.

Las ONG argumentan que el desvío de cereales a la industria de los biocarburantes contribuye a la subida del precio de los alimentos y a la deforestación de Brasil y el sureste asiático. Además, señalan que el apoyo a los combustibles verdes puede aumentar las emisiones de dióxido de carbono, en lugar de reducirlas, según sugieren estudios recientes.
"Hay que hacer más análisis"

El pasado 13 de marzo, el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, presidente de turno de la UE, admitió que los países europeos no descartan revisar el objetivo obligatorio europeo del 10%. "Habrá que hacer más análisis, pero todavía no tenemos ninguna respuesta clara", manifestó en el transcurso de la Cumbre de Primavera en Bruselas. El jefe del gobierno italiano, Romano Prodi, fue más allá y solicitó "un examen muy profundo" de ese objetivo.
Alemania ha recogido el guante lanzado en la UE. El titular de Medio Ambiente, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, anunció el pasado viernes la suspensión definitiva del plan germano de aumentar del 5% al 10% el porcentaje de mezcla de bioetanol en la gasolina para 2009. "El hecho de que prescindamos de elevar la cuota al 10% no significa que pongamos en entredicho el uso de biocarburantes. Simplemente hay que revisar la estrategia en lo que respecta al porcentaje y a su sostenibilidad", declaró Gabriel.
El Gobierno alemán tomó la decisión tras conocer el número de coches en el país que no disponen de un motor adecuado para tolerar ese aumento: tres millones en lugar de los 375.000 estimados inicialmente. Sin embargo, el ministro de Economía, Michael Glos, ha asegurado al diario Welt am Sonntag que fue consciente de las "contradicciones" del plan de Gabriel hace dos años, cuando comprobó la "tala indiscriminada" de la selva de Malasia con el fin de dedicar el territorio a cultivos para biocombustibles.
España, con la vista en la UE

Por el momento, el Gobierno español no se ha pronunciado en este debate incipiente. Fuentes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, sin embargo, sostienen que el nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que estudiar la posible revisión del objetivo, "en función de lo que hagan los demás países europeos". Según estas fuentes, "no hay ninguna decisión tomada de momento, ni se sabe si los objetivos se vana poder cumplir".
El Ministerio de Medio Ambiente, en cambio, considera que la posición española es "clara y contundente". El gabinete de Cristina Narbona exige un "requisito fundamental" para facilitar el cumplimiento ya establecido del 10%. Los biocarburantes utilizados en la UE deberán cumplir durante todo su ciclo de vida unos objetivos estrictos de ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero, situado entre un 30% y un 40%.

Además, indican fuentes del Ministerio, "deben existir unos criterios básicos de sostenibilidad, tanto referidos a los aspectos medioambientales como a los aspectos sociales y económicos".
La posición crítica, pero comprometida con el objetivo del 10%, del equipo de Narbona contrasta con el radicalismo de las principales organizaciones ecologistas europeas. Birdlife ha manifestado en un comunicado que "es momento de que la UE sea valiente y acepte que las actuales propuestas sobre estándares y objetivos de biocombustibles son inaceptables y crean el riesgo de exacerbar la crisis climática y devastar hábitats naturales".

La organización Amigos de la Tierra, por su parte, cree que las negociaciones de la UE buscan "vestir de verde a los biocombustibles, cuando éstos están causando daños medioambientales".

MANUEL ANSEDE - Madrid - 06/04/2008 22:57


PÚBLICO.ES - Madrid - 07/04/2008 11:07

Comparar la Internet actual con la que disfrutaremos en pocos años será similar a confrontar un Seat 600 con un Bugatti Veyron.
Según revela The Times, el centro CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), ya está trabajando en una conexión a Internet 10.000 veces superior a la actual.
Los beneficios que este desarrollo comportará no son baladíes: descargar una película llevará apenas unos segundos, facilitará la explotación de los juegos en red entre cientos de usuarios y permitirá realizar videollamadas de alta definición por el coste de una llamada local.
Revolucionará la sociedad

Pese a que aún quedan muchos años para disfrutar de este tipo de redes en el entorno doméstico, los cambios de velocidad "revolucionarán la sociedad", vaticina David Britton, profesor de Física en la Universidad de Glasgow (Escocia) y líder del proyecto. "Con este tipo de poder de computación las futuras generaciones tendrán la capacidad para colaborar y comunicarse de una forma que las personas mayores jamás pudieron llegar a imaginar", asegura.
Aún quedan muchos años para disfrutar de este tipo de redes en el entorno doméstico
El ‘subidón' de velocidad se hará realidad mediante el desarrollo de una nueva red de transmisión de datos de información conseguido con el acelerador de partículas más poderoso del mundo.

Si se cumplen las previsiones que barajan los físicos del CERN, la Internet 10.000 veces más veloz echará a andar este verano cuando se active la nueva red llamada The Grid. Se culminará de esa forma un trabajo de más de siete años.
The Grid va desarrollándose poco a poco: en la actualidad existen unos 55.000 servidores que utilizan esta tecnología. Una cifra muy alejada de los 200.000 con los que se espera contar en los próximos dos años.

dimarts, 1 d’abril de 2008

Economia del "Long Tail"

Voldria recomanar-vos un llibre que he llegit aquestes festes i que m’ha semblat realment interessant i fàcil de llegir. L’autor del llibre és Chris Anderson editor de la revista Wired i el llibre es diu “La economia del long tail”.

El tema que tracta aquest llibre, ja l’hem tractat a les classes del professor Andrés Pedreño, però crec que val la pena parlar-ne un poc més.

Quan voltes vegades ens preguntem que ens aporta o quins avantatges té internet per a desenvolupar la nostra economia, tothom coincidim en que és una eina que facilita la comunicació, la presa de decisions, etc i etc.
Crec que és cert el què pensem sovint sobre internet, però jo afegiria una altra reflexió que també apareix al llibre de Anderson. És la següent:

“De la sociedad de masas a la sociedad de nichos”

Partint d’esta afirmació, que crec que és ben certa, pense que internet ha o està canviant la societat. Si parlem amb els nostres pares sobre la seua infantesa ens adonarem que pràcticament a la televisió (els qui la tenien) tan sols s’escoltava o es veia uns pocs cantants, o uns pocs productes publicitats, etc. Tothom parlava del que havia vista a la televisió, perquè gairebé tothom havia de vore el mateix. Jo a açò l’anomenaria societat de masses.
Ara bé, avui en dia és pràcticament al contrari, cada individu té accés en la red a les seues pròpies inquietuds, aficions, interessos, etc.
Pensem sinó, en la gent que es baixa música per l’Emule, en Youtube, iGoogle, etc. Crec que ja estem en una “societat de nichos”

Ara bé, parlant més tècnicament podria dir que el que he dit fins ara és una demanda de consum molt difusa, molt dispersa però enorme, és a dir nichos de demanda. I crec que aquí és on està el punt clau del futur d’un negoci.
M’explique: si s’és capaç d’analitzar i de localitzar un “nicho” i adequar-nos o saber que demanden, podem tenir èxit en un negoci. Pensem en la paraula “nicho” globalment, és a dir milers i milers de persones sense comunicació física o directa però amb unes demandes comuns d’un cert producte.

Crec què la nova societat, ofereix grans possibilitats per a iniciar projectes personals, negocis. Pensem, com deia Andrés, en blogs que han competit amb els principals mitjos de comunicació dels EUA en assumptes com la guerra d’Iraq.

Per concloure afirme que el negoci que no utilitze internet acabarà "morint".