Cercar en aquest blog

dilluns, 7 d’abril de 2008

La UE cuestiona los biocarburantes

La Presidencia de los Veintisiete no descarta revisar el objetivo de alcanzar un 10% de utilización en 2020

El próximo Gobierno español ya tiene sobre la mesa su primer rompecabezas en materia energética. Varias organizaciones ecologistas, entre ellas Greenpeace y Amigos de la Tierra, han pedido a la Unión Europea que dé marcha atrás en su apuesta por los biocombustibles. El objetivo de los Veintisiete, por el momento, es que el 10% del carburante utilizado en la UE en 2020 sea biocombustible.

Las ONG argumentan que el desvío de cereales a la industria de los biocarburantes contribuye a la subida del precio de los alimentos y a la deforestación de Brasil y el sureste asiático. Además, señalan que el apoyo a los combustibles verdes puede aumentar las emisiones de dióxido de carbono, en lugar de reducirlas, según sugieren estudios recientes.
"Hay que hacer más análisis"

El pasado 13 de marzo, el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, presidente de turno de la UE, admitió que los países europeos no descartan revisar el objetivo obligatorio europeo del 10%. "Habrá que hacer más análisis, pero todavía no tenemos ninguna respuesta clara", manifestó en el transcurso de la Cumbre de Primavera en Bruselas. El jefe del gobierno italiano, Romano Prodi, fue más allá y solicitó "un examen muy profundo" de ese objetivo.
Alemania ha recogido el guante lanzado en la UE. El titular de Medio Ambiente, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, anunció el pasado viernes la suspensión definitiva del plan germano de aumentar del 5% al 10% el porcentaje de mezcla de bioetanol en la gasolina para 2009. "El hecho de que prescindamos de elevar la cuota al 10% no significa que pongamos en entredicho el uso de biocarburantes. Simplemente hay que revisar la estrategia en lo que respecta al porcentaje y a su sostenibilidad", declaró Gabriel.
El Gobierno alemán tomó la decisión tras conocer el número de coches en el país que no disponen de un motor adecuado para tolerar ese aumento: tres millones en lugar de los 375.000 estimados inicialmente. Sin embargo, el ministro de Economía, Michael Glos, ha asegurado al diario Welt am Sonntag que fue consciente de las "contradicciones" del plan de Gabriel hace dos años, cuando comprobó la "tala indiscriminada" de la selva de Malasia con el fin de dedicar el territorio a cultivos para biocombustibles.
España, con la vista en la UE

Por el momento, el Gobierno español no se ha pronunciado en este debate incipiente. Fuentes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, sin embargo, sostienen que el nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que estudiar la posible revisión del objetivo, "en función de lo que hagan los demás países europeos". Según estas fuentes, "no hay ninguna decisión tomada de momento, ni se sabe si los objetivos se vana poder cumplir".
El Ministerio de Medio Ambiente, en cambio, considera que la posición española es "clara y contundente". El gabinete de Cristina Narbona exige un "requisito fundamental" para facilitar el cumplimiento ya establecido del 10%. Los biocarburantes utilizados en la UE deberán cumplir durante todo su ciclo de vida unos objetivos estrictos de ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero, situado entre un 30% y un 40%.

Además, indican fuentes del Ministerio, "deben existir unos criterios básicos de sostenibilidad, tanto referidos a los aspectos medioambientales como a los aspectos sociales y económicos".
La posición crítica, pero comprometida con el objetivo del 10%, del equipo de Narbona contrasta con el radicalismo de las principales organizaciones ecologistas europeas. Birdlife ha manifestado en un comunicado que "es momento de que la UE sea valiente y acepte que las actuales propuestas sobre estándares y objetivos de biocombustibles son inaceptables y crean el riesgo de exacerbar la crisis climática y devastar hábitats naturales".

La organización Amigos de la Tierra, por su parte, cree que las negociaciones de la UE buscan "vestir de verde a los biocombustibles, cuando éstos están causando daños medioambientales".

MANUEL ANSEDE - Madrid - 06/04/2008 22:57